sábado, 27 de diciembre de 2014

Crossroad Blues





-“Vamos Rob, no te hagas de rogar y cuenta cómo fue tu encuentro con el diablo…
-Un viejo descendiente de esclavo mandinga me había dicho lo que tenía que hacer para abandonar la plantación de una vez por todas y llegar a convertirme en un auténtico “bluesman”. Así pues elegí una noche en que la luna llena inundaba con su plateada luz los caminos. Debía ser media noche cuando llegué  al cruce entre las rutas 61 y la 49, en Clarksdale, Mississippi. Observé que un hombre negro muy alto estaba allí esperando. Al verme me dijo “Eh chico, ¿a dónde vas con tu guitarra a estas horas?” Le dije que quería convertirme en un bluesman y en un excelente guitarrista. Entonces el hombre me pidió que le dejase la guitarra para tocar unos blues. ¡Y cómo tocaba el condenado!  Después de observarlo durante un buen rato, sin perder de vista como sus finos dedos acariciaban las cuerdas arrancando notas que me hacía llorar, me dijo: “Muchacho, hagamos un pacto, si me entregas tu alma yo te concederé mi maestría en el manejo de la guitarra” Después de haberlo visto tocar de aquella manera no lo dudé ni un instante y le dije sin pensar “trato hecho”. Entonces me devolvió la guitarra y me dijo “toma muchacho, ahora te toca a ti”. Nos os lo vais a creer, pero en cuanto tuve entre mis brazos a la guitarra mis manos se volvieron locas, y empezaron a tocar convulsivamente. Cuando alcé la vista para mirar al “hombre alto” me di cuenta que estaba allí solo, tocando un blues en el cruce de caminos…”

  Ésta es la leyenda que se cuenta de Robert Johnson, conocido como “el rey del Delta Blues”, considerado por muchos el más importante músico de Blues que jamás haya existido. Murió joven, con 27 años, en extrañas circunstancias. Se dice que fue envenenado con whisky por un marido celoso.




©Javier Carrasco 2014

domingo, 21 de diciembre de 2014

Cuento de navidad






  “¡Vamos, vieja, alegra esa cara, que estamos en Navidad!”

  Con admirable indiferencia apartó la mirada de aquella turba de indeseables, demasiado dolor en el corazón como para tener en cuenta lo que dijera el primer imbécil que se cruzara en su camino. Su cabeza andaba en otra parte, absorta, ciega y muda al mundo, hastiada ya de tanta incomprensión e hipocresía. Sólo le quedaba lo que le restaba de vida, es decir, más bien poco. Y eso después de una existencia complicada, con muchas necesidades, desde su efímera niñez, pues había tenido que trabajar desde bien pronto, sirviendo, haciendo todas aquellas labores que nadie quiere, sin que tuviera mucho donde elegir. Desde esos primeros momentos ya descubrió lo difícil que resulta la vida cuando nada viene regalado, cuando lo único que tienes son tus manos para ganar el pan y un techo digno. Nunca fue la vida de color de rosa para ella y eso, por fortuna, contribuyó a forjar su espíritu de lucha, de supervivencia, de valentía frente a un entorno por lo general hostil. Siempre había sido fuerte, segura, libre, aunque eso a su vez le había ocasionado no pocos problemas en un mundo dominado por los hombres.
  Por eso no se merecía que tras llevar una vida tan sufrida ni siquiera ahora en la vejez obtuviera un descanso. Los avatares de la vida le habían impedido formar una familia y ahora se encontraba completamente sola, sin ningún apoyo ni ayuda. Tan sólo una mísera pensión con la que apenas tenía para comer. Tanto trabajar para terminar siendo una mendiga, buscando en los contenedores de basura, viviendo de la caridad y sin un hogar. Porque el mismo banquero buitre que un día la engatusaba con engaños y triquiñuelas para que firmase la hipoteca de un piso ya embargado, había tramitado ahora su desahucio por impago. Y nadie, ni siquiera el gobierno, supuesto protector de los ciudadanos más vulnerables, había hecho nada por evitarlo. Pero ¿cómo iban a ayudarla, tan ocupados como estaban en saquear y llenar sus arcas particulares amparados en la corrupción generalizada?
  Pese a todo esto, su espíritu valiente y decidido la mantenía aún viva, a pesar de que su salud comenzaba a resquebrajarse. No iba a rendirse. Jamás. Iba en contra de sus principios. Sus vecinos, alertados por el trágico rumbo que había tomado su vida, habían decidido ayudarla, para que recuperase la dignidad perdida como ser humano. Ofrecieron una cantidad del presupuesto de la asociación vecinal para pagarle un alojamiento digno hasta que se encontrase una solución definitiva  a sus problemas.
  Cuando se enteró de la iniciativa solidaria que habían adoptado sus vecinos se le saltaron las lágrimas de emoción, pero también de satisfacción y alegría, al darse cuenta de que aún quedaban personas en su entorno capaces no sólo de preocuparse e interesarse por el bienestar de los más necesitados, sino también de organizarse y unirse todos a una para combatir  la injusticia y  los abusos de poder.

  La unión, la solidaridad y el amor hacen la fuerza. Sin duda el mejor regalo de navidad en que se puede pensar.

©Javier Carrasco 2014

domingo, 14 de diciembre de 2014

Discurso mariano



          
  
   Ante la proximidad de las fiestas navideñas, ya sabéis, tiempo de paz y amor para todos los hombres de buena voluntad, nuestro insigne líder mariano ha inaugurado la temporada de discursos con unas cuantas perlas muy propias de su carisma y talante.
  Viene a decir este genio del verbo fácil que la crisis es historia del pasado y que éstas serán las primeras navidades de la recuperación. Todo esto lo ha dicho con ese gracejo y cercanía que lo caracteriza y además me temo que aconsejado por talentosos asesores pagados con dinero público.
Yo no sé si es que realmente es tan inepto como parece o que su cinismo no tiene límites.
             Le voy a recordar (a él o a sus asesores y además “de gratis”) que es su propio Consejo de Ministros el que ha aprobado más ayudas para Cáritas y Cruz Roja, organismos que no se ocupan precisamente de especular en bolsa. Además de asumir ese mismo Consejo de Ministros el incremento del número de españoles que no pueden pagar la calefacción (pobreza energética  ¿le suena don mariano?).
  Otros datos que le lanzo: han aumentado en unos 800.000 los niños que hoy viven en España bajo el umbral de la pobreza, y estos son datos que ofrece una institución tan alejada del peligroso rojerío o de esos advenedizos de Podemos como es UNICEF.
            Y por último y siguiendo con datos de fuentes totalmente reconocidas y alejadas de manipulación electoralista, como es el informe que la Relatora Especial sobre Pobreza Extrema y Derechos Humanos de Naciones Unidas (Magdalena Sepúlveda Carmona) le he de señalar a este impresentable presidente mariano que su política de reforma fiscal se aleja e incumple la obligación reconocida en el mencionado informe, de destinar el máximo de los recursos disponibles para garantizar los derechos humanos, económicos, sociales y culturales.
            Por tanto es para echarse a temblar si con este panorama ese individuo mariano se atreve a proclamar a los cuatro vientos que la crisis es historia.

© Purificación Moreno 2014