domingo, 21 de diciembre de 2014

Cuento de navidad






  “¡Vamos, vieja, alegra esa cara, que estamos en Navidad!”

  Con admirable indiferencia apartó la mirada de aquella turba de indeseables, demasiado dolor en el corazón como para tener en cuenta lo que dijera el primer imbécil que se cruzara en su camino. Su cabeza andaba en otra parte, absorta, ciega y muda al mundo, hastiada ya de tanta incomprensión e hipocresía. Sólo le quedaba lo que le restaba de vida, es decir, más bien poco. Y eso después de una existencia complicada, con muchas necesidades, desde su efímera niñez, pues había tenido que trabajar desde bien pronto, sirviendo, haciendo todas aquellas labores que nadie quiere, sin que tuviera mucho donde elegir. Desde esos primeros momentos ya descubrió lo difícil que resulta la vida cuando nada viene regalado, cuando lo único que tienes son tus manos para ganar el pan y un techo digno. Nunca fue la vida de color de rosa para ella y eso, por fortuna, contribuyó a forjar su espíritu de lucha, de supervivencia, de valentía frente a un entorno por lo general hostil. Siempre había sido fuerte, segura, libre, aunque eso a su vez le había ocasionado no pocos problemas en un mundo dominado por los hombres.
  Por eso no se merecía que tras llevar una vida tan sufrida ni siquiera ahora en la vejez obtuviera un descanso. Los avatares de la vida le habían impedido formar una familia y ahora se encontraba completamente sola, sin ningún apoyo ni ayuda. Tan sólo una mísera pensión con la que apenas tenía para comer. Tanto trabajar para terminar siendo una mendiga, buscando en los contenedores de basura, viviendo de la caridad y sin un hogar. Porque el mismo banquero buitre que un día la engatusaba con engaños y triquiñuelas para que firmase la hipoteca de un piso ya embargado, había tramitado ahora su desahucio por impago. Y nadie, ni siquiera el gobierno, supuesto protector de los ciudadanos más vulnerables, había hecho nada por evitarlo. Pero ¿cómo iban a ayudarla, tan ocupados como estaban en saquear y llenar sus arcas particulares amparados en la corrupción generalizada?
  Pese a todo esto, su espíritu valiente y decidido la mantenía aún viva, a pesar de que su salud comenzaba a resquebrajarse. No iba a rendirse. Jamás. Iba en contra de sus principios. Sus vecinos, alertados por el trágico rumbo que había tomado su vida, habían decidido ayudarla, para que recuperase la dignidad perdida como ser humano. Ofrecieron una cantidad del presupuesto de la asociación vecinal para pagarle un alojamiento digno hasta que se encontrase una solución definitiva  a sus problemas.
  Cuando se enteró de la iniciativa solidaria que habían adoptado sus vecinos se le saltaron las lágrimas de emoción, pero también de satisfacción y alegría, al darse cuenta de que aún quedaban personas en su entorno capaces no sólo de preocuparse e interesarse por el bienestar de los más necesitados, sino también de organizarse y unirse todos a una para combatir  la injusticia y  los abusos de poder.

  La unión, la solidaridad y el amor hacen la fuerza. Sin duda el mejor regalo de navidad en que se puede pensar.

©Javier Carrasco 2014

14 comentarios:

  1. Efectivamente, aún queda gente que se preocupa por los demás.Sin duda es el mejor regalo para los que no tienen. Feliz Navidad con is mejores deseos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Águeda, el genero humano ha sobrevivido como especie gracias a su capacidad de asociación. El día que perdamos esa facultad sí que correremos peligro de extinción, pero en fin, confiemos en que eso tarde en ocurrir. Ahora los “monstruos”, los “dinosaurios” del siglo XXI son las multinacionales.

      Feliz Navidad y Póspero Año Nuevo. Besos y abrazos

      Eliminar
  2. Efectivamente. Se me adelantó agueda con que "aún queda gente que se preocupa por los demás...". Y tamBién que entre tanta basura los hay decentes. ¿Será posible que no haya leído ni un renglón sobre los 4 que no se aprovecharon de las famosas tarjetas opacas. O de alcaldes que no deben ni un euro a nadie?.
    Yo no se si es que tanto entrenamiento en televisión basura, solo nos llev a buscar lo sórdido y la mierda.
    Gracias por el cuento, que realmento no lo es tanto. Pasadlo mu bién y a por el 15 con ganas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, la mayoría de los medios en la actualidad se nutre de lo sórdido, de desechos, es lo que vende. En cierto modo siempre ha existido el sensacionalismo en la prensa, pero hasta hace unos años, se limitaba a aquellos “medios” que rayaban en la chabacanería, y eran una minoría, sin embargo ahora es lo que se lleva: sacar los trapos sucios y regodearse en la mierda. Pocos se hacen eco de los hechos encomiables ni de aquellos aspectos que nos hacen grande como persona o son beneficiosos para el espíritu. Da asco ver cualquier tertulia en la cadena que elijas, donde prodigan el ruido, los insultos y lo ordinario, en el sentido más despectivo de la palabra.

      Espero que pases unas felices fiestas en compañía de familiares y amigos y te deseo un 2015 donde no falte la buena salud y el espíritu creativo, entre otras muchísimas cosas, claro.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Hola Javier:
    Un cuento de Navidad como la vida misma, ya "dickensiana". Pero hay esperanza si la gente se une para ayudar, aunque creo que la caridad debe ser para momentos de urgencia; también debemos unirnos para exigir un estado de bienestar fuerte que no deje a nadie desamparado; y para exigir a los que mandan que eleven la dignidad de todos y no lo contrario.

    Venturoso 2015, a ver si es el año de la ilusión.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Celeste, este cuento es muy real y denuncia lo que está pasando en España y en muchas otras partes del mundo a día de hoy. Estoy de acuerdo contigo en lo de la caridad. No se trata de institucionalizarla, sino de apostar por el estado de bienestar, que es la forma de organización social que mejor ha funcionado desde los albores del mundo. No se trata de dar limosna al necesitado sino de mejorar sus condiciones de vida y hacer que recupere su dignidad. Es cierta la influencia de Dickens en el cuento, debido a que los señores de la crisis-estafa nos han hecho retroceder de manera impune al siglo XIX.

      Feliz 2015, Celeste, el año de la ilusión, de la lucha y de la justicia. Besos

      Eliminar
  4. Hermoso cuento. Nos hace reflexionar... No todo está perdido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Luis. Cada vez se reflexiona menos y eso va en nuestra contra. Comparto tu optimismo, nunca ha de perderse la esperanza. Un abrazo

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas gracias, Mark, celebro que te haya gustado. Feliz Navidad y que en el 2015 no falten la buena salud y la sana inspiración.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Creo que hay gente buena y solidaria. Y por eso mismo este país no ha estallado, los padres, abuelos, parientes, hasta amigos han echado una mano a los que se han visto sin nada y en la calle. ¿Qué hubiera sido de tanta gente que se ha quedado en la calle si no les hubieran ayudado? Los que no son solidarios son los que tienen el poder, a ésos sólo les importa su bolsillo y sus cuentas en Suiza...
    Feliz navidad y un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tu opinión plenamente, Estrella, una vez más una buena parte del pueblo español ha demostrado ser capaz de seguir adelante pese a la nefasta situación a la que nos ha conducido la ineptitud de sus gobernantes, apoyando con su solaridad a todos aquellos que han sufrido directamente y de forma horrenda sus desatinos e injusticias. En democracia, por fortuna, los errores se pagan en las urnas, por ello es de justicia desearles el más estripitoso descalabro electoral que jamás se haya conocido en la Historia.
      Feliz Navidad y que el 2015 venga colmado de esperanza y de verdadero cambio. Muchos besos y gracias por participar.

      Eliminar
  7. Qué bonito y emotivo. Hoy he visto una escena que me ha conmovido hasta el punto de entristecerme. la contraeré.
    Nos leemos, Javier, sigue escribiendo tan bonito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Esta noche, con la llegada de los Magos de Oriente y mañana 6 de enero, la Navidad llega a su fin, que en mi caso, ha estado muy bien, gracias al buen tiempo y el haber visto a la familia, que está desperdigada por toda la costa sur. Pero los que realmente se lo pasan bien en estas fechas son l@s niñ@s. Estas fiestas son para ell@s, sin duda.
      Como has sido "güena", seguramente los Reyes te van a traer muchos regalitos, así que a disfrutarlos.
      Besos.

      Eliminar