lunes, 15 de junio de 2015

En el calor de la noche






  No había pasado tanto calor desde el verano del 48. Imposible llevar la chaqueta en este infierno, siempre con el revolver a la vista en la cartuchera asida al hombro. El ventilador de la oficina olía ya a chamusquina de no parar de funcionar durante toda la semana, a veces día y noche. Ya le he comentado a mi socio Lui que de seguir esta insoportable meteorología invertiremos en una máquina de aire acondicionado. Un par de llamadas y abandono esta maldita caldera. Una de las llamadas es para Violeta Summers, todo un misterio para mí. Ayer llegó su enigmática carta con su número de teléfono. Con ese nombre, pensé, debe ser una muñequita. Y luego esa voz tan sensual y distante a un tiempo. La chica estaba en apuros y necesitaba ayuda. Según decía, un gorila matón juró despacharla porque lo había rechazado en presencia de su banda. "Mala espina", había comentado esta mañana mi socio Lou. “Yo de ti desconfiaría, Joe. Demasiado bonito para ser cierto”. Puede que estuviese en lo cierto Lou, que tiene un ojo verdaderamente clínico para estos asuntos, pero yo había caído bajo el hechizo de su voz y me moría de ganas por conocerla.

  Pasé a recogerla a la puerta del edificio de apartamentos donde supuestamente residía. Tardó un par de minutos en bajar. Yo esperaba en el vestíbulo de la entrada, junto al portero. En el momento que encendí un pitillo con mi Zippo se abrieron las puertas del ascensor y una despampanante rubia emergió como una diosa vestida de negro satén. Su esbelto cuerpo se movía grácil, mostrando curvas de alto riesgo. Nunca había visto a una muñeca tan preciosa. Era alta, y cuando la tuve a corta distancia noté como el ritmo cardiaco se me disparaba. Su mirada era fría. Me recordó a Lauren Bacall.
  Fuimos a Broadway, a un famoso club de jazz. Mientras cenábamos me puso al corriente de los pormenores de sus asuntos con esa conocida banda de gángsters. Yo no le quitaba ojo de encima. Habíamos pedido champán y pronto empezó a hacer efecto. Esos movimientos suyo pausados, muy estudiados, me estaban seduciendo, que acompañado por los sones de aquel saxo endiablado, hacían de la noche un momento mágico e irreal. El no va más llegó cuando a bocajarro, y con mirada de gatita traviesa me dijo: "Eh Joe, ¿es que no me vas a sacarme a bailar?" Entonces la temperatura se disparó. El calor en la noche se hizo sentir abrazado a aquella mujer escultural de mirada glaciar pero de dulcísima sonrisa. Puso su muslo en mi entrepierna y con sonrisa pícara dijo: “Vaya, pero si tienes el revólver a punto. No dilatemos más el tiempo. ¿En tu apartamento o en el mío?" Le dije que mejor en el suyo porque no había tenido tiempo de hacer limpieza.
  Salí del local sintiéndome flotar en la estratosfera, acompañado de la reina de la noche. En el exterior la temperatura era aún más cálida, en acorde con nuestra mutua atracción fatal. Subimos al coche. Ella abrió su bolso de brillantes y extrajo un 38 especial.
“ Querido Joe, siento hacer esto, pero por tu jodida culpa mandaron a mi dulce Frank a la silla eléctrica”
  Dos fogonazos dieron paso a la negritud más absoluta. En el calor de la noche.


 





 ©Javier Carrasco

12 comentarios:

  1. Realmente metido en ambiente....

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Mark, ambiente cálido y supuestamente idílico... pero con trágicas consecuencias.
      Gracias por la visita

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Una noche mágica y especial.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, María, para tod@s menos para el narrador, que sale mal parado :)

      Un placer tenerte por aquí.

      Besos.

      Eliminar
  3. No tienes nada nuevo pero te dejo mis saludos, Javier, igualmente para mí es un placer tenerte en mi rincón.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Ya ves, dispongo de escaso tiempo para estos menesteres, aunque ahora en el verano, la cosa cambiará...

      Besos

      Eliminar
  4. Amigo las armas las carga el diablo... en este caso una aparición seductora pero que buscaba venganza.
    La música la mas adecuada para ambientar este relato al mas puro estilo Humphrey.
    Bye y tomate algo fresquiito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puri, en verdad fue la música quién inspiró el relato, ya sabes, ambos lenguajes se complementan. Me tomaré un whisky "on the rocks" por si acaso, je,je,je

      Muuuuuuuuuuuuuuacks!!!

      Eliminar
  5. Libranos Señor de las mujeres fatales y de los hombres fáciles. Un relato de cine negro de los cuarenta. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Mª Ángeles, un pequeño homenaje a ese mundo oscuro y siniestro de la jungla de asfalto, retratado por el cine y el género policiaco, y que de manera diabólica tanto nos atrae.

      Muchas gracias. Besitos

      Eliminar
  6. Mi estimado Javier: nada más leer el título del tu post, se me vino a la memoria la maravillosa película protagonizada por Sidney Poitier…
    No te puedes fiar de una mujer sensual y que, además busque venganza…porque puede que lleve un arma dentro de su bolso…El protagonista esperaba una noche de pasión y sexo..y acabaría en el depósito de cadáveres, en el calor de la noche. Me ha gustado mucho el relato y creo que está muy bien ambientado. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, querida Águeda, celebro que te haya gustado. En efecto, el título es igual que el de la gran película de Norman Jewison, aunque la temática es diferente a la del relato, si bien ambos están dentro del género policiaco.
    Ciertas mujeres y sus armas... más eficaces que las de fuego, je,je,je.

    Besos, en breve te hago una visita.

    ResponderEliminar